Quedándome o yéndome.

Y tal vez, puede parecer que me voy. Que no funcionó. Que me rindo, que la opción elegida no fue la correcta. Y quizás así sea, pero no. Me voy pero me quedo. ¿Cómo puede ser? No lo sé. En algún punto se destaca la incoherencia de la afirmación previa. Pero no puede ser más veraz. Al final parece que la vida es caos y finalmente la lógica se nos deshace en la boca. No me voy a ir, pero claramente no me estoy quedando. En realidad voy a estar en otro lugar, aun sin abandonar este.
¿Cómo puede ser? Es. Lo normal sería dejarlo atrás, superarlo. Borrón y cuenta (más que nunca acertada la expresión) nueva. Pero todo no puede ser tan fácil, tan liviano. ¿Qué somos, humanos o bailarines robots?

Si uno se radica en otra parte por un tiempo y deja a su perro al cuidado de alguien más, al regresar por más tiempo que haya pasado, este le hará una fiesta interminable. Pero compañeros, amigos, parejas y hasta familiares habrán “avanzado” “superado” la situación. Ya no se acuerdan y es lo mejor. Por algo es el perro y no el hombre mismo, el mejor amigo del hombre. En este punto declaro que quiero ser más perro que persona.

Hace mucho me dijeron que yo tenía cierto estilo Dolinesco –orejala- y de tanto insistirme lo leí. A parte de darme cuenta que no soy tan bueno, aprendí sobre los hombres sensibles de Flores y los refutadores de leyendas. Los segundos, que dominan el mundo, dirían que está bien partir. Que debería buscar otra opción, o aún mejor, dedicarme a otra cosa ante el fracaso de la empresa. Sin embargo no puedo deslindarme de los primeros, es mi esencia. Elijo no olvidar. ¿Por qué olvidar algo que comencé con tanta expectativa? ¿Algo que, aunque infructuoso, me hace sentir orgulloso? ¿Algo que disfrute y han disfrutado conmigo? No, de ahora en más la nostalgia será mi mejor compañera.

Me voy porque no puedo quedarme, me quedo porque no hay forma de irme.

Desde la próxima entrada, este blog tendrá publicaciones gemelas con http://kraif14.blogspot.com.ar/ que cada uno elija donde seguirlo.

Cambio el tradicional Adiós, por un hasta pronto.

Anuncios

3 comentarios en “Quedándome o yéndome.

  1. ¡Buenas! Primero me encanta la forma en la que escribes, como describís y preguntas cosas al aire, me gustaría verlo recitado (?
    De los humanos, hay que buscar al más perro para tenerlo al lado 😉
    Te sigo en el otro blog, tengo blogspot y se me hace más facil.
    ¡Nos leemos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s